Muchos adultos encuentran que su equilibrio, flexibilidad y resistencia han disminuido con el tiempo. Según nos vamos haciendo mayores, nuestros cuerpos necesitan de una dosis diaria de movimiento saludable. 7

Una sesión diaria de Pilates limpia los órganos vitales y cuida las articulaciones haciéndonos sentir más jóvenes en solo unos pocos minutos.

La implantación de Pilates ha supuesto un cambio espectacular en la práctica de actividades físicas debido a las posibilidades de adaptación que brinda a colectivos de personas con capacidades especiales. Pilates, al poder ser practicado desde la infancia hasta una edad avanzada, ha revolucionado el mundo del deporte.

La práctica de Pilates por parte de personas en edad senior es perfecta para mantener en las mejores condiciones posibles huesos, músculos y articulaciones. Con sus ejercicios nos mantenemos en forma con un mínimo desgaste al fortalecer los músculos cuidadosamente.

Además de los beneficios que aporta a nuestro cuerpo también nuestra mente sale beneficiada, pues al trabajar la concentración y la coordinación nos mantenemos ágiles por más tiempo.

Para acomodarse a las necesidades de cada alumno, el monitor controla los ejercicios para asegurarse que el esfuerzo, estiramientos y nivel de equilibrio necesario son los adecuados.

La mayoría de los ejercicios se realizan acostado o sentado, por lo que hay menos riesgo de caída.

La osteoporosis es una preocupación especial en las personas mayores. También aquí Pilates tiene algo que aportar. Los problemas óseos pueden ser minimizados mediante ejercicios que hacen posible una mejora en el estado físico general de la persona. Así, junto con otros hábitos de vida saludable, Pilates es un magnífico complemento para mantener la mejor forma física posible.