La práctica regular de Pilates ofrece numerosos beneficios. Está demostrado que Pilates puede ayudar a mejorar su flexibilidad. Y sabemos con certeza que este ejercicio es bueno durante el embarazo.embarazo

Durante el embarazo el cuerpo de la madre se pone bajo una creciente presión a la vez que crece el bebé. 

Pilates es el entrenamiento perfecto para la mujer embarazada (siempre y cuando su médico no vea ningún problema) debido a que es una actividad de bajo impacto. Con ella, se aumentan la flexibilidad y equilibrio, además de evitarse el dolor de espalda mediante el fortalecimiento de los músculos pélvicos.

Pilates es muy eficaz para la reeducación postural, para aliviar la pesadez de piernas y las frecuentes secuelas postparto.

Así mismo, practicar Pilates durante el embarazo resulta de gran utilidad para el parto, pues se aprenden técnicas respiratorias y de relajación con las que saber afrontar las contracciones durante el parto.

La realización de Pilates implica hacer una serie de movimientos controlados, sobre todo en el suelo, pudiendo así disfrutar durante su embarazo al ser los movimientos muy sencillos.