La musculatura de la faja abdominal y del suelo pélvico, debido a múltiples factores de la vida cotidiana -la inactividad, los embarazos, el paso del tiempo...- pierde su función de sostén de los órganos internos situados en la misma. Debido a este deterioro puede que, con el tiempo, aparezcan problemas de incontinencia urinaria, prolapsos, diástasis,... Abdominales hipopresivos

¿Podemos hacer algo para solucionar estos problemas? Sí: con los ejercicios hipopresivos disminuimos la presión en las cavidades torácica, abdominal y pélvica, reforzando la respuesta muscular. Así mejoramos el tono muscular (la contracción muscular sostenida e involuntaria), disminuimos el perímetro de cintura y aumentamos nuestra fortaleza. Los distintos tipos de terapias que podemos llevar a cabo están destinadas al tratamiento y prevención de patologías digestivas, ginecológicas, urinarias, obstétricas o posturales.

Objetivo final: reducir el perímetro abdominal aportando mejoras estéticas, posturales y funcionales, además de prevenir todo tipo de hernias, regular la respiración, prevenir la incontinencia urinaria, aumentar y regular la circulación sanguínea. Además, con esta técnica se mejoran edemas y piernas pesadas, se evitan lesiones articulares y normalizamos el tono muscular general.pilatesabdominales2

Mediante Pilates y estas prácticas deportivas nos beneficiamos físicamente y conseguimos bienestar. Y además mejoramos nuestra vida diaria corrigiendo nuestra postura corporal, evitamos las hernias y reducimos el perímetro de cintura.

¿Cómo se realizan los abdominales hipopresivos? Pues a través de ejercicios físicos rítmicos de reprogramación corporal. Con ellos el sistema nervioso cerebral modifica cuerpo y emoción logrando disminuir la presión intra-abdominal.

Estas técnicas son relativamente complejas por lo que se deben realizar bajo supervisión de personal cualificado.

El tiempo necesario para lograr mejoras depende principalmente de la situación de partida de cada persona. Así, en unos meses de ejercicios, 20 minutos, dos días a la semana en el primer mes y aumentando la frecuencia en los meses posteriores terminando con ejercicios de mantenimiento, los resultados serán evidentes.