La práctica regular de Pilates ofrece numerosos beneficios, entre los que vamos a destacar los siguientes.

  • Mejora en la capacidad pulmonar y en el sistema circulatorio a través de una respiración profunda y saludable. Estos son unos objetivos primarios.
  • Fuerza y flexibilidad, especialmente del abdomen y espalda, mejorando la coordinación - tanto muscular como mental. Los dos son componentes básicos en un programa eficaz de Pilates.
  • Mejora en la salud postural, aumentando el equilibrio y la fuerza.
  • Mejoran la densidad ósea y la salud de las articulaciones.
  • Aumento de la conciencia corporal.

RehabilitacionCon Pilates se adquiere un mayor control y equlibrio corporal, y esa capacidad se irradia a otras áreas mejorando nuestra vida diaria.

Pilates es un método de acondicionamiento físico que centra sus objetivos en la postura, la respiración y el desarrollo de la fuerza y flexibilidad muscular.

 

Una de las características esenciales del método es que no se trabaja el músculo de forma aislada, sino que se trata al cuerpo como un modo integrado. En cada movimiento se trabaja de forma equilibrada, de manera que se habitúa al cuerpo a realizar un esfuerzo controlado sin someter a una excesiva carga para fortalecer la musculatura y así disfrutar del movimiento.9

Cada movimiento tiene un número de repeticiones recomendadas. Esto es así porque, suponiendo que el ejercicio se ejecute correctamente, los músculos se trabajan de una forma eficaz y es innecesario repetir muchas veces el gesto. Nos centramos en la calidad del movimiento, no en la cantidad. Pilates trabaja sobre la musculatura profunda, de forma que se crea un torso fuerte y estable que hace el entrenamiento seguro y altamente efectivo.

La mayor parte de nuestros problemas físicos se deben a una mala postura, desequilibrios musculares y a una mala respiración. Los ejercicios de Pilates suelo pueden ayudar a aliviar estas molestias.

Pensar de forma positiva sobre el ejercicio ayuda a lograr resultados rápidos. Creer que se puede hacer es vital, y cuando focalizamos nuestra mente en este propósito conseguimos cumplir los objetivos. La verdadera fuerza comienza en la mente. El compromiso mental y físico que debes tener para lograr tus metas es el paso más importante en el proceso del cambio.