Clase de Pilates

Secuencia correcta de realización de movimientos

1.- Estabilización:

La estabilización es el primer ingrediente que hay que conseguir para la correcta ejecución del ejercicio. Se estabiliza con el fin de separar las distintas partes de nuestro cuerpo que participan activamente en el movimiento. Una imagen que utilizo en mis clases es sentir el torso con toda la tensión y como si flotaran las extremidades. Esto proporciona la máxima eficacia en nuestros entrenamientos.

2.- Respiración:

Tras haber estabilizado nuestro cuerpo, un correcto patrón respiratorio sería el siguiente objetivo. En el gesto inspiratorio potenciamos la estabilización, organizando y preparando al cuerpo para ejecutar el movimiento. Exhalar es el gesto concreto mediante el cual activamos nuestro centro para pasar a ejecutar el movimiento.

3.- Centro:

Es el término que define el conjunto de músculos que se activan simultáneamente al realizar la espiración forzada en el movimiento de Pilates. El centro está compuesto por los oblicuos internos y externos así como el transverso del abdomen. El suelo pélvico también se activa junto al centro potenciando el efecto del trabajo de éste.

4.- Control:

Nos referimos a la capacidad para visitar cada parte de nuestro cuerpo en la ejecución de cada movimiento. A su vez, este control debe ir acompañado de precisión.

5.- Fluidez:

El movimiento en Pilates es una secuencia completa que no aísla acciones musculares. Dando así importancia no sólo a moverse, sino también a como logramos dicho movimiento. Armonizar nuestros gestos mejorará cada ejercicio o actividad cotidiana.